El banquete del lujo

¿Cuándo es más lujoso un banquete? ¿Cuándo es caro o cuando es exclusivo? ¿Minoritario o exótico? ¿Reconocido por los expertos o emocionante por motivos personales? ¿Qué es lo que convierte un banquete en un signo distintivo, en algo que uno quiere probar como quien posee un bolso de más de 1000 euros o un coche de más de 30 000?

El apasionante mundo de los banquetes brinda la posibilidad de acercar el ojo a una cerradura y atisbar los aposentos del lujo: restaurantes que prometen corazón, restaurantes que presumen de ser los más caros del mundo, experiencias que no están al alcance de los seres humanos más normales… En fin, un universo en el que pocos, cada vez menos, son los convocados.

Desde fuera el lujo brilla, es de color dorado y envuelve en un aire cálido, misterioso, tan oscuro como el deseo y tan cálido como todo lo prometido. De cerca… de cerca, permítanme asegurar que no lo sé. Cada vez que pienso en comer por cantidades superiores a tres cifras mi conciencia ética se revuelve como un animalito furioso.

Y desde mi incertidumbre comentaré algo de lo que sí que estoy segura: un buen pan, tanto como un buen vino, es un tesoro pleno de todo el lujo del mundo. Por eso, aquí les dejo un lujoso regalo: este artículo de Leila Guerriero que reúne a gran parte de las mayores riquezas de este mundo. O sea, simplemente, escribir y amasar pan.

Beautiful_Mannequin_Woman
De epSos.de, CC BY 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=27942615

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s