El banquete del verano

El verano huele a muchas cosas: jazmín, playa, cerveza, crema solar, sandía y toda clase de bondades. Eso sí, en esta nuestra loa al estío se obviarán otros aromas menos agradables, como los incendios forestales, el hacinamiento turístico o el asfalto derretido. El verano, al fin y al cabo, es propicio a tapar lo que no casa bien con la bonita luz dorada del sol de agosto.

El verano también huele a banquetes. De hecho, se inicia con un fulgurante pistoletazo de salida: la fiesta por antonomasia del solsticio de verano. Es decir, San Juan y sus hogueras y verbenas, una fiesta que reúne todos los ingredientes para el disfrute de los antropólogos, los ignorantes, los pirómanos, los estudiantes y los golosos.

San Juan es un buen momento para lanzarse a preparar los banquetes del verano: las comidas sin prisa, las cenas nocturnas que se alargan, los relojes relajados, el cava y las tertulias que se empeñan en burlarse de los mosquitos. Además, San Juan trae una variedad del banquete especialmente interesante: la verbena, esa fiesta popular que tan bien casa con el verano y las vacaciones. Tiempo detenido: el que abarca un banquete familiar, una verbena, una noche de San Juan… Shakespeare también lo sabía, igual que todos nosotros.

 

Oscar_Bluhm_Sommertag

Oscar Bluhm – http://artmight.com/albums/2011-02-07/art-upload-2/b/Bluhm-Oscar/Bluhm-Oscar-Midsummer-day.jpg, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=22772084

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s