De banquetes y acuarios

Cualquiera puede entender que un banquete se organiza: menú, puesta en escena, lista de invitados, suministros y proveedores, preparación, etc. Un banquete, desde su mínima expresión (y sí, me refiero al banquete diario de poder cenar un plato mientras bebemos una copa de vino), hasta en las más altas instancias (una boda, una celebración familiar, unas navidades y que los lectores incrementen esta lista a su gusto) requiere de cierta planificación. Es decir, de organizar, un verbo que el diccionario define como la acción de «establecer o reformar para lograr un fin, coordinando las personas y los medios adecuados». O «poner algo en orden» o simplemente «hacer, producir algo» o…

Organizar es una acción que el ser humano suele entender bien desde que acepta regular su vida diaria bajo horarios, calendarios, temporadas, plazos, relojes y una casi infinita de dispositivos dedicados a amasar esa curiosa entelequia conocida como tiempo.

Organizamos banquetes, actividades, eventos y obras de arte. Organizamos, por ejemplo, libros, y para ello pensamos en sumarios, capítulos, prólogos, entregas, epílogos y diseños. Organizamos después su vida como seres de tinta y papel: sus presentaciones y sus promociones, sus entrevistas, su vida, en suma.

E igual que François Vatel organizaba fastuosos banquetes en honor de Luis XIV, los editores y los escritores anhelamos montar grandes fiestas para nuestros títulos. Y nos afanamos en nuestro papel de los mejores organizadores, los más sabios, los más avezados, los más entregados… De la misma manera que los oficios son una expresión de esa capacidad humana de organizar la vida y se extienden con la misma longitud que el alma humana.

Esta semana ha llegado a mí la noticia de un organizador de acuarios. ¿Acaso no es extremadamente bello ordenar un universo marino? Colocar algas, dibujar suelos de arena blanca, alisar espacios, dejar crecer las plantas, determinar la medida exacta de los helechos… En suma, ordenar el inmenso mundo marítimo en una reproducción a la medida del ser humano. Tengo la sensación de que somos pequeñas hormigas intentando organizar el desorden: desde los banquetes hasta los acuarios.

Aquatic_life_(1920)_(19125842503)By Internet Archive Book Images – https://www.flickr.com/photos/internetarchivebookimages/19125842503/Source book page: https://archive.org/stream/aquaticlife51920baus/#page/n6/mode/1up, No restrictions, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=43367932

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s